Libros de seducción: por qué merecen la pena

Probablemente pienses que la seducción es instintiva, que puedes conseguir que las mujeres se quiten la ropa interior con un chasquido de tus dedos.

Piensa de nuevo. La seducción es un asunto serio. Tener éxito en la seducción cuesta mucho trabajo, y también mucho conocimiento. Y este conocimiento no es algo que puedas aprender de tus amigos.

Es aquí donde los bien documentados libros de seducción entran en juego. Éstas son las razones principales de porqué merece la pena una pequeña inversión en esos libros de seducción:

Estos libros te proporcionan una mirada dentro de la psicología femenina. Es difícil saber exactamente cómo funciona la mente femenina. La mayoría de los más reputados libros de seducción incluyen consejos y técnicas que fueron desarrollados gracias al detallado estudio de la mente femenina.

Simplemente por eso, estos libros ya merecerían la pena, pues suponen una gran ayuda en cuanto a interactuar con las mujeres. Aprendes más sobre su lenguaje corporal y sus expresiones habladas, así como a manejar tus propias señales para comunicar el mensaje adecuado.

Sorprendentemente, muchos de los libros de seducción tienen una base científica. Como cualquier biólogo te diría, las reglas de la atracción están gobernadas mayoritariamente por instintos codificados en nuestro material genético.

El comportamiento humano a la hora de emparejarse puede parecer más complicado por causa de la sociedad moderna, pero las partes de nuestro cerebro guiadas por los instintos permanecen ahí, desde el ponernos colorados a las feromonas, los libros de seducción científica pueden darte las claves de cómo activar las necesidades animales de las mujeres.

Estos libros de seducción te hacen más seguro de ti mismo. La mayoría de los libros de seducción bien escritos son muy positivos acerca de las técnicas de seducción, y en ellos se concluye que cualquier hombre puede aprenderlas.

También contienen mensajes positivos cuando hablan del rechazo, asegurando que es una parte necesaria del juego de la seducción (por lo menos al principio).

Proporcionan consejos para aumentar la autoestima y para una mejora personal, y esos consejos tienen valor tanto si estás tratando de seducir a una mujer o no. Cultivar la autoconfianza aumentará sin lugar a dudas tu valor sexual a los ojos de cualquier mujer, y te pondrá por delante de otros hombres que se creen más atractivos o más machos que tú.

Las estrategias de seducción han sido probadas y comprobadas por hombres normales y corrientes. Como los libros, de papel o electrónicos, bien documentados sobre seducción tienen una base psicológica y científica, son probados por personas normales antes de salir al mercado.

Tanto si están basados en la experiencia personal del propio autor como si han sido probados por varias personas, sabes que esas estrategias y técnicas funcionan.

Si estás leyendo algún libro electrónico sobre seducción, es posible que el libro incluya un servicio que te permita conectarte por email u online con otras personas que compraron o usaron ese producto.

Esto es algo fantástico, pues ellos podrán darte información de primera mano sobre qué les funcionó a ellos y qué no. Incluso en algunos casos tendrás la posibilidad de contactar con el autor si tienes alguna pegunta no resuelta en el libro electrónico.

Tanto si decides comprarlos como si no, eso no cambiará el hecho de que los libros de seducción han funcionado a las mil maravillas para tipos corrientes por todo el mundo. Si les das una oportunidad, estos libros sacarán a la luz el Don Juan que llevas dentro.

Si quieres un ejemplo de uno de estos libros, lee la reseña que escribimos hace un tiempo sobre el libro Cómo llegar a ser un macho alfa.

Y tú, ¿qué opinas sobre los libros de seducción? ¿qué experiencias has tenido con ellos? Deja tu opinión en la sección de comentarios.

Comenta desde Facebook


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.